martes, 25 de agosto de 2009

una breve historia del módem

La primera codificación que permitió la comunicación de larga distancia fue el código Morse, el cual fue desarrollado por Samuel F. B. Morse en 1844. Este código está constituido por puntos y guiones (una suerte de lenguaje binario...) y significó una comunicación más rápida que el Pony Express. El intérprete era muy importante y, por lo tanto, debía poseer un buen conocimiento del código.
Se inventaron muchos códigos, entre ellos, el código Emile Baudot (también conocido como Baudot o, en inglés Murray Code o "Código Murray").
El 10 de marzo de 1876, el doctor Graham Bell creó el teléfono, un invento revolucionario que permitió que la información de voz circule a través de líneas metálicas. Vale la pena mencionar que la Cámara de Representantes decidió que el invento del teléfono se debe a Antonio Meucci quien, de hecho, había presentado una solicitud de patente en 1871 pero que no pudo financiar después de 1874.
Estas líneas posibilitaron el desarrollo de los teletipos, equipos que permitían codificar y decodificar caracteres por medio del código Murray (en ese momento, los caracteres eran codificados sobre 5 bits, por lo que había sólo 32 caracteres).
En la década de 1960, se adoptó como estándar el código ASCII (siglas en inglés de American Standard Code for Information Interchange (Código estándar estadounidense para el intercambio de información)). El mismo permite la codificación de caracteres mayores a 8 bits, lo que posibilita que haya 256 caracteres.
Alrededor de 1962 y gracias al uso de tecnologías digitales y de modulación, junto con el desarrollo de los equipos informáticos y las comunicaciones, se desarrolló la transferencia de datos a través del módem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada